Ser hacer y tener, tres conceptos elementales para lograr el éxito

Inicio este artículo refrescando la introducción de la serie de Netflix «What if», donde la protagonista, una poderosa empresaria, encarnada por la actriz Renée Zellweger tiene muy claros los tres conceptos que hoy desarrollamos, el SER-HACER y TENER.

Dice así…

Ser hacer y tener, tres conceptos elementales para lograr el éxito- actriz  Renée Zellweger

Todo sucede por una razón; piensa en eso por un momento. Todos tus esfuerzos, ya sean personales, profesionales o carnales, son sin duda esclavos absolutos de una serie de resultados cósmicamente predeterminados, como si no tuviéramos derecho a opinar.

Dejemos a un lado la culpabilidad por los momentos que definen nuestras vidas y reflexiona: Si buscas una vida con propósito, comienza a considerar la noción de que «todo sucede por una razón». Si lo crees, ¡REDEFÍNELO! No como una futura explicación de tus logros gloriosos, sino como una validación de las elecciones y decisiones DELIBERADAS que nos condujeron DESDE EL PRINCIPIO.

Ejerce tu AUTORIDAD SOBRE EL CAMBIO, el azar, la suerte y el destino. Porque si todo sucede por una razón, ESA RAZÓN ERES TÚ.

Para lograr el éxito, debes estar dispuesto a tomar decisiones difíciles, hacer cosas desagradables, arriesgar tus bienes más preciados y romper las cadenas diseñadas por la sociedad para limitarnos: el amor, el matrimonio, los hijos y, sobre todo, la imposición no deseada de los principios y valores de la gente moralmente inferior.

Porque nada que valga la pena en este mundo se puede lograr sin sacrificios y la verdadera grandeza solo es para aquellos dispuestos a conseguirla a un alto costo

Netflix: «Wath If»

Ser hacer y tener, tres conceptos elementales para lograr el éxito

En el intrincado juego de la vida, se despliegan tres conceptos fundamentales que actúan como las piezas maestras del rompecabezas del éxito: ser, hacer y tener. Estos elementos, entrelazados en una danza constante, constituyen la esencia de nuestro devenir cotidiano. En el análisis detenido de «Ser hacer y tener, tres conceptos elementales para lograr el éxito», exploraremos a profundidad la conexión intrínseca entre estos pilares, desentrañando cómo la capacidad de ser, la acción consciente y la manifestación material convergen para tejer la trama de una vida exitosa. A través de este viaje, desvelaremos cómo la comprensión y aplicación equilibrada de ser, hacer y tener se erigen como el fundamento sólido sobre el cual construir los cimientos de nuestros logros y aspiraciones. Prepárese para sumergirse en un análisis revelador que arrojará luz sobre la importancia de estos conceptos en la búsqueda incansable del éxito personal y profesional.

Que es Ser:

El concepto de «ser» se refiere a la esencia fundamental de la identidad de una persona. Implica la capacidad de asumir o elegir roles, atributos y características que definen quiénes somos. Este aspecto abarca desde roles familiares, profesionales hasta aspectos más profundos de la personalidad. «Ser» constituye la base desde la cual emanamos nuestras acciones y experimentamos la vida.

Qué es Hacer:

«Hacer» se relaciona con la actividad y las acciones que emprendemos en nuestra vida. Refleja el conjunto de comportamientos, elecciones y decisiones que tomamos en función de nuestra identidad (ser). Las acciones son expresiones tangibles de nuestro ser interior y representan la manifestación de nuestras intenciones, metas y propósitos.

Que es Tener:

El aspecto «tener» se centra en la posesión y la manifestación material de resultados o logros. Es la consecuencia directa de nuestras acciones (hacer) y de la identidad que elegimos (ser). «Tener» no solo se limita a posesiones materiales, sino que abarca experiencias, relaciones y logros obtenidos a lo largo de la vida. Es el resultado visible y cuantificable de nuestro ser y hacer.

Entonces, estos tres conceptos están interconectados: «ser» establece el fundamento, «hacer» representa la acción consciente y dirigida, y «tener» refleja los resultados y logros tangibles. Comprender la dinámica de «ser hacer y tener» es clave para forjar un camino hacia el éxito personal y profesional.

Ser Hacer y Tener Ejemplos

Ser:

  • Ejemplo 1: Soy un estudiante comprometido.
  • Ejemplo 2: Soy una persona compasiva y empática.
  • Ejemplo 3: Soy un líder proactivo en mi equipo de trabajo.

Hacer:

  • Ejemplo 1: Estudio diariamente para obtener buenos resultados académicos.
  • Ejemplo 2: Ayudo regularmente a mis compañeros de clase con sus dificultades.
  • Ejemplo 3: Organizo y lidero reuniones para maximizar la eficiencia en el trabajo.

Tener:

  • Ejemplo 1: Tengo buenas calificaciones y un historial académico destacado.
  • Ejemplo 2: Tengo relaciones sólidas y significativas con mis compañeros.
  • Ejemplo 3: Tengo un equipo de trabajo altamente eficiente y comprometido.

En estos ejemplos, el «ser» establece la identidad o el rol asumido, el «hacer» describe las acciones que se toman en función de esa identidad, y el «tener» representa los resultados tangibles derivados de esas acciones y de la identidad asumida. Estos conceptos están interrelacionados y juegan un papel crucial en el desarrollo personal y profesional.

Ejemplo de un Emprendedor

Ser:

  • Soy un emprendedor visionario con una mentalidad orientada al crecimiento.
  • Soy un líder innovador y apasionado por crear soluciones.

Hacer:

  • Desarrollo estrategias de negocios disruptivas para destacar en el mercado.
  • Colaboro con profesionales talentosos para construir un equipo sólido.
  • Participo activamente en eventos y networking para expandir mi red de contactos.

Tener:

  • Tengo un exitoso historial de lanzamiento de productos innovadores.
  • Tengo un equipo comprometido y altamente competente.
  • Tengo una red extensa de conexiones empresariales y mentores.

En este caso, el emprendedor asume la identidad de un líder visionario (ser), realiza acciones estratégicas y de colaboración (hacer), y logra resultados tangibles como el lanzamiento exitoso de productos y la construcción de un equipo fuerte (tener). Estos tres conceptos están entrelazados en el camino hacia el éxito emprendedor.

¿Qué es primero ser hacer o tener? que pasaría si el orden de estos se cambia?

La secuencia «Ser, Hacer, y Tener» implica un orden específico que refleja un enfoque particular para lograr metas y éxito en la vida. Aquí hay una explicación de cada uno y por qué el orden es significativo:

  1. Ser:
    • Significado: Representa la identidad, la mentalidad, y los valores fundamentales de una persona.
    • Importancia: Establecer quién eres y cómo te percibes a ti mismo proporciona la base para tus acciones y logros.
  2. Hacer:
    • Significado: Se refiere a las acciones y comportamientos que emprendes en función de tu identidad (ser).
    • Importancia: Tus acciones se derivan de quién eres, y estas acciones son la manifestación externa de tu ser.
  3. Tener:
    • Significado: Implica los resultados y posesiones que obtienes como consecuencia de tus acciones (hacer), que a su vez se originan en tu identidad (ser).
    • Importancia: Lo que tienes en la vida es un reflejo directo de quién eres y qué acciones has emprendido.

El orden es crucial porque establece un flujo lógico y coherente en el proceso de lograr metas. Si se cambia el orden, pueden surgir desafíos:

  • Invertir el Orden (Tener, Hacer, Ser):
    • Comenzar centrándote en lo que quieres tener puede llevar a acciones desconectadas de tu identidad. Podrías perseguir objetivos materiales sin alinearlos con tus valores fundamentales.
    • Las posesiones pueden convertirse en el foco principal, lo que podría generar insatisfacción o vacío emocional si no están respaldadas por una base sólida de identidad y acciones significativas.
  • Saltarse la Identidad (Hacer, Tener):
    • Si te enfocas solo en las acciones y los resultados sin una comprensión clara de quién eres, puedes sentirte desvinculado de tus logros. La falta de conexión con tu identidad puede llevar a la falta de propósito y significado.
  • Ignorar la Acción (Ser, Tener):
    • Identificarte con ciertos valores y deseos (ser) pero no respaldarlos con acciones concretas (hacer) puede resultar en aspiraciones no realizadas. La falta de acción puede limitar la manifestación de tus objetivos y metas.

Debe quedar en claro que, el orden «Ser, Hacer, Tener» proporciona una estructura sólida para el crecimiento personal y el logro de metas al asegurar que tus acciones estén alineadas con tu identidad esencial.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *