Colchón Financiero: Qué es y cómo crear uno

El agitado estilo de vida actual, obliga a la mayoría de personas a seguir un ritmo, que muchas veces no es el que desean, y en otras ocasiones, ni siquiera les da la oportunidad de pensar cómo les gustaría que fuese su vida de no tener que estar siempre siendo llevados por la corriente.

Una de las técnicas financieras para conseguir tener mayor tranquilidad y paz, es: el .

¿Qué es un colchón financiero?

Aunque al escuchar su nombre, algunos podrían creer que se trata sobre una oferta de mueblería, mientras otros se preguntan qué significa la expresión colchón financiero; debo decirles que están en el lugar indicado para conocer todo lo que deben saber.

Una o colchón financiero, es un ahorro monetario, individual o familiar, que permite despreocuparse sobre los incidentes inesperados que puedan suceder y que ameriten una inversión o un gasto del ingreso mensual, para el que no estaban preparados. El significado de colchón financiero, tiene que ver con que es el dinero que no permitirá que llegues al piso, económicamente hablando.

¿Por qué es recomendable tener uno?

Tener un colchón financiero es el plan de contingencia predeterminado, si aparecen situaciones que no estaban previstas en el mes, o si alguna emergencia ocurre cuando ya hiciste todos tus gastos. Es la manera de asegurar una respuesta monetaria rápida y sin consecuencias desastrosas.

Hay dos reglas fundamentales cuando se habla de ser una persona con libertad financiera: no tener ninguna deuda y ahorrar más de lo que se gasta. Tener un fondo de emergencia, es justo para evitar endeudarse con alguna institución bancaría o conocido.

Pasos para tener un buen colchón financiero

Al igual que en todas las áreas de la vida donde se quiere tener orden, lo primero que se debe hacer, es tener una planificación clara, de cuáles son las emergencias que voy a cubrir con mi fondo de ahorro, y cuál es mi objetivo a largo plazo. Es por eso que se deben considerar los siguientes pasos:

Planificación

Se debe hacer una recopilación de todos los datos referentes a las finanzas del ahorrador; ingresos por mes, ingresos extras, gastos semanales y mensuales, excedente de ganancias, planes a corto, mediano y largo plazo. Con esta información, se puede comenzar a vislumbrar, qué cantidad y en qué periodo de tiempo se va a poder reunir.

Si por ejemplo, es un de 3 miembros, y dos de ellos tienen trabajos estables con una cifra invariable por mes, es  a partir de ese monto que se deducen las los gastos fijos como los servicios: agua, luz, arriendo, subscripciones, etc. Y se ajustan los gastos desechables con el objetivo de dirigir el dinero al ahorro.

Hazte responsable de tus deudas

Hay que ser insistentes con este punto, si aún le debes a la tarjeta de crédito, a un vecino, o a tu hermano, es probable que se vuelva una deuda circular de nunca acabar, por lo que este, es el paso más exigente del proceso. De otra manera tendrás que descontar innecesariamente de tus ahorros por no cumplir a tiempo con los pagos y eso disminuirá tu colchón.

Ten claros tus objetivos

Las razones para comenzar a tener un colchón financiero, pueden ser variadas. Si bien, es una técnica que todos deberían volver costumbre, hay quienes lo ven más necesarios que otros, los objetivos fijos son:

  • Tener un dinero al cual recurrir en una emergencia
  • Optar por la seguridad de abandonar un empleo sin riesgo económico perjudicial
  • Olvidarte de pedir prestamos
  • Organizar de manera estricta tu parte financiera personal

En el caso de querer destinar tu ahorro a un plan a largo plazo, que involucre iniciar un negocio o invertir en algo que te produzca dinero pasivo, entonces debes considerar la cantidad a la que esperas llegar para iniciar el proyecto y apuntar hasta ahorrar más de lo que necesites, ya que eso es lo que te permitirá no cohibirte en invertir un poco más o cubrir cualquier imprevisto.

Cómo calcular mi colchón financiero

El monto va a depender del cálculo hecho entre ingresos y gastos que mencionamos arriba. Sin embargo, hay una regla de oro que va a permitir que el proceso de ahorro sea más rápido, de manera de que llegues a tu meta en menor tiempo, y podrás retomar (o comenzar) una vida tranquila de gustos sin preocuparte por las finanzas.

Al comenzar por primera vez un colchón financiero, es recomendable adaptar los gastos mensuales al ahorro y no viceversa; si tu ingreso mensual representa al 100% y tus gastos a un 70%, pero determinas que, para cumplir tu meta, es necesario que ahorres mensual el 50% de tu sueldo, debes adaptar tus gastos a solo 50%.

Colchón financiero mínimo

Depende de los objetivos que tengas para cubrir con el fondo de emergencias, la recomendación es que multipliques el 100% de tus gastos, por los meses que consideres pertinentes para una tranquilidad económica, de modo de que, si la familia deja de percibir el ingreso durante esa cantidad de meses calculada, podrán mantenerse con el ahorro tranquilamente, y reponer el colchón cuando se vuelvan a tener ingresos.

Por ejemplo, si consideras que estás en la capacidad y enfocado en poder vivir bien sin ingresos durante 6 meses, debes multiplicar la cantidad del 100% de los gastos mensuales por esos seis meses y ese será el estándar de ahorro que desees.

Beneficios de tenerlo

Curiosamente, la manera más efectiva de dejar de preocuparse por el dinero, es pensando en él, pero desde el punto de vista preventivo. El mayor beneficio de tener un colchón financiero es la tranquilidad de no hacer carreras de último momento intentando resolver cuestiones que muchas veces se escapan de nuestras manos.

Organizar la parte monetaria en tu vida de una vez, te dará la oportunidad de dejar las preocupaciones a un lado, posesionarte de tus finanzas y de disfrutar tranquilamente una vida a la que la corriente diaria no se lleva arrastrada.